Si decidiste casarte y hacer una boda con todo lo que lleva seguramente tienes la cabeza loca con toda la planificación. Es verdad que son muchos los detalles, pero vale la pena no descuidar ninguno. Un fotografo de bodas es imprescindible si quieres conservar para siempre el recuerdo de ese día. Porque los hijos y los nietos adoran disfrutar de los recuerdos familiares.

Si te pones a revisar el trabajo que hace el equipo de La Caixeta en las bodas enseguida quedarás enganchado. Y es que lo que ellos hacen es único, no se parece a las fotos tradicionales de boda que estamos acostumbrados a ver. Claro que al final todo depende del gusto de la pareja.

Pero en estos tiempos los jóvenes son mucho más rupturistas en ese sentido que sus padres. Por eso las fotografías modernas, aunque con tintes retros, que ofrece La Caixeta, tiene tan buena aceptación. Yo no me he casado, pero me encantaría que mi boda fuera espontánea y única. Y que de ella quedaran gratos recuerdos en papel como los que ofrece este grupo de trabajo.

Os recomiendo llamarlos con tiempo porque tienen mucho trabajo. Es mejor asegurar un buen fotógrafo mucho antes de la boda.