Tus hijos merecen ropa hecha con amor y no hay nada que demuestre más este sentimiento que una canastilla artesanal donde a través de las manos y le bordado se ha puesta toda la mejor energía del mundo para que el recién nacido se sienta cómodo.

La piel del neonato tiene unas características especiales a tener en cuenta en el cuidado diario. La capa más externa está poco desarrollada por lo que presenta una mayor pérdida de calor, está más expuesta a infecciones y tiene gran capacidad de absorción de cremas y medicamentos tópicos. A esto puede ayudar con ropa delicada y de telas naturales.

Otros cuidado respecto a la ropa del bebé se relacionan con la higiene de la misma. La ropa del bebé debe lavarse con jabón neutro para evitar reacciones alérgicas o irritaciones en su piel y plancharse posteriormente.

Lo ideal es que la ropa del recién nacido sea de algodón, ya que no suele causar reacciones en su piel.

Hay que tener cuidado con la cantidad de ropa que se pone al bebé, ya que si bien no controla bien la temperatura, abrigarlo en exceso también puede ser peligroso y hacer que esté molesto e incómodo.